Síntomas



Los síntomas del asma son:

  • Problemas para respirar.
  • Sibilancias.
  • Sensación de opresión en el pecho.
  • Tos, en especial durante la noche.
 
El médico usará un sistema para clasificar la intensidad de su asma. Ese sistema le ayudará al médico a decidir cómo tratar y manejar su asma. 
Independientemente de la intensidad de su asma, es necesario un manejo con un uso planificado de medicamentos que le recetará su médico. El médico también puede recomendarle el uso de medidores de flujo máximo y un plan de acción detallado.
 

Los cuatro niveles que se usan para clasificar a las personas que tienen asma y tienen cinco años de edad o más son los siguientes:

Intermitente: Síntomas diurnos dos o tres veces por semana o síntomas nocturnos una o dos noches por mes. Se produce una exacerbación súbita de los síntomas (sibilancias, falta de aire o tos) una vez al año o menos.
Persistente, leve: Síntomas diurnos más de dos veces por semana, pero no todos los días, o síntomas nocturnos tres o cuatro noches por mes.
Persistente, moderada: Síntomas diurnos todos los días o síntomas nocturnos más de una noche por semana, pero no todas las noches.
Persistente, intensa: Síntomas diurnos continuos o síntomas nocturnos frecuentes (a menudo, todas las noches).

Con todos los niveles de asma persistente, pueden aparecer exacerbaciones súbitas de los síntomas, por lo general, dos o más veces al año.
 

En los niños muy pequeños (cuatro años de edad o menos), la clasificación del asma es diferente. Los cuatro niveles de asma de los niños muy pequeños son los siguientes:

Intermitente: Síntomas diurnos dos o menos días por semana, sin síntomas nocturnos. Se produce una exacerbación súbita de los síntomas (sibilancias, falta de aire o tos) una vez al año o menos.
Persistente, leve: Síntomas diurnos más de dos veces por semana, pero no todos los días, o síntomas nocturnos una o dos noches por mes.
Persistente, moderada: Síntomas diurnos todos los días o síntomas nocturnos tres o cuatro noches por mes, pero no todas las noches.
Persistente, intensa: Síntomas diurnos continuos o síntomas nocturnos más de una vez por semana.

Con todos los niveles de asma persistente de los niños muy pequeños, pueden aparecer exacerbaciones súbitas de los síntomas, por lo general, dos o más veces en un período de seis meses. También puede haber episodios de sibilancias que duran más de un día y que pueden aparecer cuatro veces al año o más.
 
Fuente: National Heart, Lung, and Blood Institute