Síntomas



Es posible que no tenga ningún síntoma de insuficiencia cardíaca o que los síntomas vayan de leves a intensos. Los síntomas pueden ser constantes o intermitentes. Los síntomas incluyen:
 

Congestión pulmonar

La acumulación de líquido en los pulmones puede provocar falta de aire al hacer ejercicio o dificultad para respirar estando en reposo o acostado. La congestión pulmonar también puede provocar tos seca o "perruna" o sibilancias.


 

Retención de líquidos y agua

Cuando llega menos sangre a los riñones, se acumula líquido y agua, y eso provoca hinchazón en los tobillos, las piernas, el abdomen (esto se denomina edema) y aumento de peso. Los síntomas pueden producir un aumento de la necesidad de orinar durante la noche. La hinchazón estomacal también puede provocar pérdida de apetito o náuseas.
 


Mareos, fatiga y debilidad

Cuando llega menos sangre a los órganos principales y los músculos, aparece una sensación de cansancio y debilidad. Cuando llega menos sangre al cerebro, se produce mareo o confusión.
 

Latidos rápidos o irregulares

El corazón late más rápido para bombear suficiente sangre al resto del cuerpo. Eso puede provocar latidos rápidos o irregulares.


 
Si tiene insuficiencia cardíaca congestiva, es posible que tenga uno o todos estos síntomas, pero es posible que no tenga ninguno. Además, existe la posibilidad de que los síntomas no se deban a la debilidad del corazón; es posible que tenga muchos síntomas pero que el debilitamiento de la función cardíaca solo sea leve. También es posible que el daño del corazón sea mayor pero que no tenga síntomas.