Consejos para beber menos



Estos son algunos consejos y estrategias que ayudaron a otras personas a beber menos. Algunos pueden resultarle útiles y es posible que otros no le den resultado. La clave para beber menos es hallar algo que sí funcione para usted. Pruebe algunos de estos consejos. Si uno no funciona, intente con otro hasta hallar uno que le sirva. 

 

  • Establezca un objetivo: Anote cuántos tragos quiere tomar por día. Y cuántos días a la semana quiere beber. Anotar los objetivos puede servir para recordarle que quiere limitar cuánto bebe. Las personas que no beben más de lo recomendado tienen un riesgo mucho más bajo de desarrollar problemas.
  • Cuente los tragos que bebe: Tomarse un momento para anotar cuántos tragos toma también puede servirle para beber menos. Anótelo en un papel y llévelo en la billetera. También puede anotar la cantidad de tragos que bebe en su teléfono. Haga lo que le resulte mejor.
  • Mida la cantidad de tragos que bebe: Si va a contar los tragos que toma, asegúrese de contar correctamente. Aprenda qué es un trago estándar. De esa forma, podrá medir correctamente cuántos tragos tomó.
  • Baje el ritmo: Algunos bebedores que tratan de beber menos logran hacerlo bajando el ritmo con el que beben. Beba de a sorbos y lentamente. O tome un solo trago por hora. Las personas que beben rápido tienen más probabilidades de desarrollar abuso o dependencia del alcohol.
  • Intercale las bebidas: Beba algo que no tenga alcohol entre un trago con alcohol y otro. Trate de tomar un vaso de agua, jugo o gaseosa entre los tragos con alcohol. Eso puede reducir la cantidad de alcohol que toma.
  • No se olvide de comer: En algunos bebedores, ingerir alimentos reduce las ansias de tomar alcohol. Eso no les sucede a todos. Pero si comer reduce sus ganas de tomar alcohol, asegúrese de hacer una comida en los horarios en los que suele beber. Eso podría ayudarle a reducir la cantidad que bebe. Desde ya que no es sensato para nadie beber con el estómago vacío.
  • Evite los disparadores: Tal vez esté tratando de beber menos o de dejar la bebida por completo. En cualquiera de los dos casos, es buena idea evitar las situaciones en las que está acostumbrado a beber. Ciertas cosas pueden actuar como disparadores que lo llevan a sentir la necesidad imperiosa de beber. Los disparadores pueden ser personas, lugares, objetos y ciertas actividades. Alejarse de esos disparadores puede ayudar a evitar que beba.
  • Haga otra cosa: Beber tal vez sea una parte importante de su vida. Trate de hacer otras actividades en los momentos en los que, por lo general, bebería. Busque otra cosa que le guste hacer. Eso puede ayudar a mantenerlo ocupado en los momentos en los que habitualmente bebería. Busque un pasatiempo, empiece a hacer ejercicio, haga amigos nuevos o pase más tiempo con su familia.
  • Aprenda a decir "no": Lo más probable es que vaya a encontrarse en situaciones en las que alguien le ofrezca una bebida. O tal vez algunos esperen que usted beba con ellos como lo hacía en el pasado. Aprenda a decir "no, gracias" de manera educada y convincente. Dígalo rápidamente y con firmeza, para no darse tiempo a cambiar de idea. Si lo desea, puede practicar qué dirá la próxima vez que sus amigos lo inviten a beber un trago.
  
Más información sobre cómo obtener ayuda.

Descargar un PDF de esta página​

Fuentes:
National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism, National Institutes of Health
Centers for Disease Control and Prevention
National Council on Alcoholism and Drug Dependence, Inc.
National Institute on Alcohol Abuse and Alcoholism (NIAAA)